Blog

Articles

5 estrategias para el retorno seguro de los colaboradores a la oficina

Volver a las oficinas en tiempos de COVID-19 no es tarea fácil. Además de exponernos diariamente fuera de casa al hacer compras en el supermercado, visitar farmacias o tomar un bus, nos exponemos diariamente al tener que asistir a la oficina y estar en contacto con personas que no pertenecen a nuestro entorno. 

Muchas empresas han decidido aplicar el trabajo en casa para continuar con las responsabilidades y el correcto funcionamiento de la misma, pero…

¿Qué pasa cuando no se pueden implementar estas metodologías y corresponde seguir yendo a oficinas?

Hoy no te diremos que todos los colaboradores deben usar mascarilla y se laven las manos con jabón antibacterial constantemente (aunque siempre debes de recordarlo) porque es posible que lo leas en todo sitio de retorno seguro a la oficina. Te diremos qué estrategias podrás implementar dentro de la oficina para evitar focos de contagio y mantener a los colaboradores a salvo.

  1. Grupos de colaboradores que compartan siempre el mismo horario

De acuerdo a varios expertos en infectología, los riesgos de contagio son mayores dentro de espacios reducidos. Si bien es cierto el riesgo de contagio siempre existe cuando varias personas de diferentes círculos sociales se unen, es más fácil controlarlo teniendo en cuenta cuáles personas estuvieron juntas en un determinado momento.

Establecé grupos de personas que compartirán horarios para agilizar la trazabilidad en caso de contagio. De esta manera, podrás localizar rápidamente a todos los colaboradores que compartieron espacio con la persona infectada. Recuerda además, que se están realizando estudios para determinar por cuáles vías se podría transmitir el virus y una de ellas es vía aérea. Se recomienda que las personas trabajen a distancias de 1,8 metros como mínimo. 

Si los colaboradores pueden seguir con sus funciones correctamente desde casa, evita que estos vayan a las oficinas y distribuye bien los espacios para los colaboradores que obligatoriamente deben asistir. 

  1. Volver a la oficina paulatinamente

Cuando sabés cuáles grupos de personas compartirán el mismo horario, tratá de que vuelvan paulatinamente a la oficina, como días específicos entre semana o bien dentro de horarios más cortos.


Quizá es difícil disminuir horarios de trabajo dentro de oficina, pero trata de valorar cuáles tareas se pueden completar de manera virtual y cuáles tienen que desarrollarse de manera presencial para distribuir los tiempos correctos que debería de pasar esta persona dentro de la oficina. 

  1. Evita reuniones en espacios pequeños

Parte de las estrategias que están implementando en algunas empresas, es evitar las reuniones presenciales. Si los colaboradores se encuentran en un mismo sitio, cada uno se conecta desde una zona diferente por medio de videoconferencia. Con esto, evitamos lugares cerrados y aglomeraciones en espacios pequeños.

  1. Incentiva e incorpora una cultura de salud y resguardo colectivo

Fomenta la cultura de buenas prácticas de salubridad entre los colaboradores. Además del uso de mascarillas, lavado constante de manos y alcohol en gel, incentiva a los equipos de trabajo a cuidarse entre ellos. Procurar que los espacios queden limpios y ordenados aún cuando la responsabilidad la tenga el equipo de limpieza.

Incentiva a los colaboradores a expresar a los demás sus responsabilidades en la empresa y espacios compartidos de una manera cordial. 

  1. Incorpora sistemas que te permitan administrar los espacios de trabajo

Por último, valora la adquisición de sistemas de software que te permitan limitar la ocupación dentro de las oficinas. Estos sistemas, por lo general, cuentan con funcionalidades que permiten generar reportes de la ocupación dentro de las instalaciones y si se está cumpliendo con las  regulaciones establecidas por la Organización Mundial de la Salud.